Basílica antes del terremoto de 1924

Historia de la Parroquia de Santo Domingo

El cantón de Santo Domingo de Heredia se ubica a unos siete kilómetros del centro de San José, en el sector norte del Valle Central, al pie del Cerro Zurquí y a unos 1165 metros sobre el nivel del mar.

La primera ermita que se construyó en el poblado de Santo Domingo data de 1829. Era una sencilla estructura de adobe con techo de barro, que con el paso del tiempo fue demolida para montar en su lugar la hoy conocida como Iglesia del Rosario, entre los años 1838 y 1844.

Levantada en un marco rural, lucía pese a su sencillez y sobriedad arquitectónica como una magnifica muestra del paso del tiempo, y del mejoramiento colectivo de los domingueños, pues esta obra fue producto del aporte en mano de obra y peculio de los habitantes de la comarca.

Ante el crecimiento que experimentaba el poblado de Santo Domingo, las autoridades eclesiásticas decidieron erigirlo en parroquia a partir del 28 de octubre del año 1856, durante el episcopado de Monseñor Anselmo Llorente y Lafuente. Esta parroquia fue dedicada a Santo Domingo de Guzmán; la que actualmente es sufragánea de la Arquidiócesis de San José.

Hacia fines del siglo XIX la comunidad experimentó un crecimiento poblacional importante, motivo por el que las autoridades civiles y eclesiásticas locales decidieron impulsar el proyecto de ampliación de la Iglesia del Rosario, para hacer frente al incremento de los feligreses.

Sin embargo, al final desecharon la iniciativa y acordaron construir un nuevo templo. A inicios de 1879 la primera medida que se ejecutó fue la conformación de una Junta Edificadora, integrada por Ramón Rodríguez Sancho, Juan González Chacón y Ramón Rodríguez Bolaños quienes apoyarían al Pbro. Benito Sáenz y Reyes, cura párroco.

El costo del terreno para la Basílica y la Plaza fue adquirido en 5761 pesos y el 16 de marzo de 1879 se inician los trabajos bajo la dirección del ingeniero guatemalteco Ramón Estrada. La estrategia para la obtención de recursos económicos se fundamentó en: una suscripción de 100 personas que aportarían la suma de 100 pesos anuales. El otro aporte base fue el ingreso por concepto de ganancias tanto en turnos como en rifas.

La Basílica fue consagrada el 23 de julio del año 1891 por Monseñor Bernardo Augusto Thiel. La inauguración determinó además el traslado de parroquia que hasta ese momento había ostentado la Iglesia del Rosario. Como parte de las festividades de inauguración del templo también fueron estrenadas las campanas donadas por Doña Rosa Arce y bautizadas bajo los nombres de La Bernarda, en honor a Monseñor Bernardo Augusto Thiel y La Dominga, en gracia del Santo Patrono del lugar; así como el reloj inglés que se ubica en la fachada principal, donado por Don Juan José Zamora García.

Foto frente de la Basílica, aproximadamente 1920
Basílica (aprox. 1920). Foto cortesía de Fausto León

Santo Domingo de Guzmán
El trigo almacenado se arruina, esparcido fructifica

Top