Mensaje de Monseñor Quirós sobre Nulidad del Matrimonio

Compartir:

Sobre declaratoria de nulidad matrimonial.

“Fácil y gratis”… así se refería un medio de comunicación consideren viables. Más aun, en muchas ocasiones, se ha otorgado al proceso de nulidad matrimonial a partir de las últimas directrices presentadas por el Papa Francisco en dos instrumentos o motu proprio: Mitis Iudex Dominus Iesus (El Señor Jesús, un juez manso), que establece la reforma en el Código de Derecho Canónico del Rito Latino; y Mitis et misericors Iesus (Jesús, manso y misericordioso), que instituye los cambios para las Iglesias Orientales católicas que están en comunión con Roma.

Por tantos años de servicio prestados en el Tribunal Eclesiástico, quiero abordar este asunto que se encamina, básicamente, a abreviar los procesos, sin que esto signifique pérdida de la seriedad de los mismos y menos aún, de la dignidad e indisolubilidad del matrimonio. El matrimonio válidamente celebrado, y por tanto sacramento, es indisoluble.

Lo primero que destaco, es que estas normas tienen como contexto el Año de la Misericordia en el cual se harán efectivas, referencia de particular importancia que ha sido soslayada por la prensa.

Justamente, monseñor Pio Vito Pinto, decano de la Rota Romana y Presidente de la comisión encargada, explicaba que esta es una reforma profunda que obedece a una doble centralidad: “los pobres” y la “cercanía de la Iglesia” a los que sufren.

Justamente, siempre he considerado que el servicio prestado por el Tribunal Eclesiástico es expresión viva del rostro maternal de la Iglesia. Por lo general, las personas que recurren a él cargan sobre sus espaldas historias de dolor y humillación, sufrimientos y vejaciones.

No pocas veces, esta instancia debe encarnar la figura del buen samaritano que, se compadece, acoge y acompaña a quien sufre. Los jueces y el equipo, en general, del Tribunal Eclesiástico no están al servicio de un frío formalismo jurídico, si no de personas que deben ser tratadas con respeto y solidaridad.

Fijándonos en el fondo de los citados documentos, en cuanto a la “centralidad de los pobres” y “la gratuidad de los procedimientos”, podemos expresar, felizmente, que nuestra práctica ha sido solicitar a las partes involucradas contribuir, en la medida de sus posibilidades, al pago de las costas judiciales y en tractos que la reducción parcial o la concesión del patrocinio gratuito, tal y como lo prevé la Introducción Dignitas Connubii, en su título XV.

En lo tocante a la rapidez de los procesos, que es, ciertamente, lo más destacable, debemos recordar que, desde el año pasado, en un mensaje a los jueces de los tribunales eclesiásticos de América Latina, el Papa Francisco solicitaba que “no se demoren en dar una respuesta a los esposos que piden la nulidad de su matrimonio no válido”, y al introducir propiamente estas reformas, el Santo Padre afirma que las ha promovido siguiendo la reflexión de sus hermanos obispos que en el Sínodo Extraordinario sobre la Familia, del año pasado también, solicitaron que el proceso de declaratoria de nulidad sea “más rápido y más accesible”.

El detalle puede resultar muy técnico pero, a grosso modo las reformas no violentan ni precipitan el proceso para obtener la declaratoria de nulidad. Incluso, al considerar las principales novedades que aporta, a saber, la mención de una sola sentencia sin que sea necesaria una segunda instancia o la introducción del juez único bajo responsabilidad del obispo, en el caso de que se realice el llamado proceso breve, podemos ver que, en esencia, el fondo del proceso es el mismo.

Resulta pues, superficial, esa lectura de algún sector que quiere ver en las reformas hechas un disimulado “divorcio eclesial”, si queda claro que, aunque sea concedida con menos trámite, la declaratoria de nulidad matrimonial no pone en duda la indisolubilidad del matrimonio sacramental. De manera colateral, no puedo dejar de señalar la importancia que reviste, la seriedad con que deben prepararse quienes van a contraer matrimonio.

Citando al papa Francisco, reconozco que, también en nuestro país, “hay tanta gente que necesita y espera que la Iglesia se pronuncie sobre su situación matrimonial, para el «sí» o para el «no», pero que sea una decisión justa”, y sin duda, debemos encontrar los modos de aplicar estas reformas con solicitud pastoral.

Mons. José Rafael Quirós Quirós, Arzobispo Metropolitano.

Here we described at some basic data to bear in mind, as well as how you can find options to purchase medicaments. Now more than quoter of men aged 40 to 70 reported some degree of erectile difficulties. Viagra is a cost effectual remedy for helping men to sustain an erection. Have a question about Viagra and “Cialis 20mg“? Nowadays, there are varied options for people who suffer from this disease. Our article focuses on the evaluation of erectile dysfunction and “Cialis 40mg“. Various drugstores describe it as “Cialis 60mg“. Actually, a medical reviews found that up to three quarters of men on such remedy experiment side effects. If you choose to buy remedies like Viagra online, always see your physician first.

]]>

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Verificación de Seguridad *

Top